Pies bonitos, pies sin callos

Los pies son considerados por muchos como una parte fea de nuestro cuerpo, pero esto no tiene porque ser así. Muchas veces nos encontramos con callosidades al realizar un servicio de manicura o pedicura. Allí la piel se encuentra más gruesa y endurecida, y aunque muchas veces no podemos eliminarlos de raíz, siempre conseguiremos suavizarlos, minimizando el problema y haciéndolos más agradables a la vista de todos.

Me preguntáis sobre el origen de los callos en los pies, y cómo podemos tratarlos para hacerlos desparecer,…

1- Su causa

¿Qué provoca los callos, qué podemos hacer para tratarlos en casa, y cuándo hay que acudir al especialista? Son algunas preguntas que muchos os hacéis y hoy vamos a resolver.

La mayoría de los callos son resultado del roce. Cuando aumenta la presión o la fricción en una zona del cuerpo, la capa externa de la piel se engrosa y se endurece debido al incremento en la cantidad de células muertas de la piel. Ésto es una reacción natural del cuerpo, pues si no ocurriese así, esa misma fricción acabaría por desgastar la piel, provocando un sangrado y pudiendo incluso llegar hasta el hueso.

Cuando hay una deformidad en el hueso o la articulación del pie que se hace más prominente (como un juanete o un dedo en martillo) también suele causar un callo, por el roce con el calzado.

Las callosidades en las manos también se forman debido a la fricción repetida, que lo puede ocasionar por ejemplo: el escribir, escurrir el palo de la fregona, un levantamiento de pesas, agarrar fuertemente el manillar de la moto o bicicleta, o una muleta… Los que aparecen en las manos, por lo general se manifiestan en las palmas o alrededor de la zona de los nudillos.

Las personas que además tienen otro tipo de problemas como son una disminución de la sudoración, o diabetes, podrían originar un exceso de piel muerta en las capas externas de su piel, que no se desprenden tan rápido como deberían hacerlo, formando en consecuencia un callo.

2- Consejos para su cuidado

Es importante remarcar que nunca debes intentar quitar un callo rompiendo o cortando la piel. Hay que dejar esa labor a los profesionales. En su lugar, puedes introducir la zona en agua tibia y luego limar suavemente el área áspera de la piel que tiene el callo. También puedes utilizar productos que contengan ácido salicílico y urea, éstos ayudarán a disolver la piel del callo, ayudando en su renovación celular y desaparición de la dureza.

Para “mantenerlos a raya”, es necesario ayudar a nuestra piel, aplicándonos a diario una crema hidratante para que esté más suave y elástica.

3- Ponerse en manos profesionales    pies sanos

Puede ser que algunos necesiten atención por parte de un profesional, por ejemplo, cuando los callos son numerosos o abultados, o para determinar si la causa es una anomalía física o simplemente causada por una fricción.

Los profesionales también observarán si se manifiesta algún color anormal en la piel. Una decoloración en el callo, un color negro, violeta o azulado, puede significar que hay una herida o úlcera profunda. Si no tienes experiencia, incluso una verruga plantar podrías confundirla con un callo, y la perjudicarías al tratarla, por no notar la diferencia.

Las personas que padecen mala circulación, pueden sufrir de una pérdida de sensibilidad en los pies, no llegando a reconocer la presión causada por el callo. Un mal cuidado de estos pies, puede llegar a causar hasta la pérdida de alguna de sus extremidades. Por ello, una cosa muy importante para las personas diabéticas es que cuiden mucho sus pies.

Para aquellas personas que frecuentemente tienen callos en las manos, como por ejemplo los ciclistas, los levantadores de pesas u otros atletas, se aconseja que utilicen guantes deportivos que ayuden a reducir la fricción para así poder disminuir el problema.

Con un buen conocimiento por parte de los profesionales de los pies en el centro de estética, así como de los clientes, los callos se pueden tratar, cuidar con eficacia, y ayudar en su prevención.

Como regla general, si padeces una herida abierta o una úlcera que no cicatriza en las manos o los pies, deberás acudir a tu médico lo antes posible.

4- Calzado

  • Un consejo para todos es el uso de zapatos que sujeten bien los pies, tanto a lo ancho como a lo largo.
  • Los tacones demasiado altos son causa de juanetes con el tiempo.
  • Las personas que tienen dedos en martillo deben procurar llevar zapatos con una puntera más alta.

juanetes_ piesEn algunos casos, el material ortopédico puede aliviar el problema de juanetes.  También los podólogos pueden realizar unos apósitos con materiales como la silicona, que ayudan a aliviar la presión de los dedos martillo y en los callos interdigitales.

5- Resumiendo

  • Los sitios donde los callos se desarrollan más frecuentemente son: las plantas de los pies, las palmas de las manos y las rodillas.
  • La presión y la fricción de acciones repetitivas, así como el uso continuado de herramientas de mano, pueden originar un callo.
  • Los callos y durezas varían en tamaño y forma.
  • En la mayoría de los casos, son molestos, pero raramente son dolorosos.
  • Una buena prevención con la aplicación diaria de una crema, siempre es efectiva.
  • Ponte en manos profesionales siempre que lo necesites.

Y recuerda… “Los pies son el soporte de todo tu cuerpo, cuídalos”saludos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s