Dietas para hombres

Este post trata de la diferente forma que tienen los hombre de ver las dietas ….

Muchos hombres quieren mejorar sus hábitos alimenticios, sin embargo piensan que las dietas están concebidas sólo para mujeres….Entonces ¿cómo bajar esos kilitos que se han acumulado?, ¿cómo pueden mejorar su apariencia física? Hoy vamos a ayudarlos resolviendo algunas dudas y ayudándolos a llevar una mejor alimentación.

1-Las dietas son sólo para las mujeres

Es posible que pienses ésto. Toda la publicidad sobre dietas está enfocada hacia nosotras, desde la televisión hasta las revistas, y los productos que se venden en supermercados, farmacias, dietéticas,… Por eso muchos hombres ni se plantean una dieta para ellos, únicamente en casos muy extremos, con una gran obesidad.

“Un cuerpo así…NO es sólo obra de la genética”

La palabra “dieta” se refiere a nuestros hábitos alimenticios; y se ha asociado con “dietas adelgazantes”, porque son las más difundidas.

En general una dieta es “un plan alimenticio” que se sigue para ayudarte a cumplir tu objetivo, ya sea bajar de peso, controlar tu colesterol o rendir mejor en los deportes, por ejemplo.

Todos deberíamos pensar en las dietas como una manera de tener hábitos alimenticios saludables. Si no te gusta decir que estás “siguiendo una dieta”, puedes decir simplemente que “estás procurando comer saludablemente”, así más hombres se atreverían a decirlo abiertamente.

2-No existen dietas para hombres

Muchos hombres sienten que las dietas son para las mujeres que quieren lucir más delgadas. Pero los hombres no quieren solamente verse más delgados, sino mejorar su salud, o verse mejor, más atléticos y fuertes.

Además, muchas dietas “de moda” o “con truco” sin bases científicas, proponen planes alimenticios con menús tan restringidos que son imposibles en la vida de un hombre. ¿Cuándo has visto a un hombre comiendo sólo piña al desayuno o siguiendo la dieta de Beyonce?… Pero eso no quiere decir que no haya dietas adecuadas para hombres.

En primer lugar, las dietas avaladas por nutricionistas y dietistas certificados, siempre…

  • Incluyen menús completos, bastante alejados de la idea de “morirse de hambre”.
  • Hacen recomendaciones diferenciadas para los hombres y para las mujeres.
  • Recomiendan cantidades de comida de acuerdo a la estatura y el peso de la persona. (Si eres un hombre alto y fornido, no es posible que hagas una dieta de sólo 1000 calorías al día. No es saludable).

En segundo lugar, no todas las dietas sirven sólo para perder peso. Existen dietas para ayudarte a fortalecer tus músculos o para aumentar tu energía cuando eres un deportista profesional. Así como existen muchas dietas para bajar los niveles de colesterol o mejorar la salud cardíaca (problemas muy frecuentes en los hombres).   Consejo-de-belleza-Buena-alimentacion

Busca una dieta especializada para lo que necesitas, pero de fuentes calificadas.

3-Todas las dietas son demasiado rigurosas

No es así. Aunque una disciplina es necesaria para que tengas éxito. Pero si definitivamente no te gusta la idea de hacer una dieta estricta, sigue habiendo muchas formas de comer mejor y lograr tus objetivos:

  1. Nunca te saltes comidas. Muchos hombres creen que para adelgazar lo mejor es saltarse comidas, y generalmente el desayuno es el primer sacrificado. ¡Grave error! Así sólo lograrás llegar al almuerzo con tanta hambre que comerás más de lo necesario. El comer las tres comidas principales diariamente, e incluir algunos snacks (como una o dos piezas de fruta) a media mañana y por la tarde (total 5 comidas repartidas durante la jornada), es la manera más saludable de comer.
  2. Reduce las porciones. Con reducir las porciones a la mitad de lo que normalmente comes, ya estarás haciendo bastante por tu salud y tu peso. Si te gusta ver el plato lleno, utiliza unos más pequeños.
  3. Reduce ciertos alimentos. El exceso de grasas, azúcar, y carbohidratos refinados (harinas blancas) es lo que más afecta a una dieta. Por ejemplo: las patatas fritas, los chocolates, el pan blanco… Trata de no comer tantos, y reemplázalos por otras comidas más saludables, como más verduras, frutas y granos integrales.
  4. Aprende a elegir comidas saludables. El problema no está siempre en el alimento, sino también en cómo se prepara. El pollo es un alimento ideal, pero no es lo mismo una pechuga de pollo con salsa, que una pechuga a la plancha. No es lo mismo cocinarlo con piel, que eliminar toda su grasa y su piel antes.

Ahora ya es hora de comenzar. Qué importa lo que digan los demás. Cuando te sientas mucho mejor, y con un aspecto más atlético y saludable, muchos querrán seguir tus pasos. saludos

Fuente: vida y salud

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s