Dolor de pies

Llegó el buen tiempo y con él, el calor. Salimos más, caminamos más, se nos hinchan las piernas y los pies,…y también nos duelen más. Qué podemos hacer para sufrir lo menos posible el martirio que es un “dolor de pies”, ahora os daremos unos consejos que os ayudarán.

caminando

Fuente: Decathlon

Cuando hace calor, estamos de pie, o nos movemos poco,  la sangre circula peor. Ésto hace que muchas veces te duelan los pies, notes dolor en la espalda, y las piernas cansadas al final de la jornada.

¿Qué puedo hacer durante la jornada?

1 – Intenta no mantener la postura estática. Tu cuerpo no está hecho para mantener el mismo punto de gravedad de manera permanente. Cuando estás quiet@, cambia la pierna en la que te apoyas con frecuencia, muévelas, etc. Esto cambiará el reparto del peso del cuerpo y hará que trabajen los distintos músculos, al tiempo que los estiras.

2 – Tensa los abdominales y mantente rect@, mejorarás tu postura y te aliviará la espalda.

3 – ¡Encuentra un punto de apoyo! Una solución simple, pero no por ello menos eficaz: apoyarte contra una pared, por ejemplo, aliviará la presión ejercida sobre la columna vertebral.

espaldas doloridas

Fuente: stockvault

 ¿Y los zapatos?

Seguro que no te sorprende si te digo que, por lo que se refiere a los zapatos, la regla número uno para una larga jornada es evitar llevar unos zapatos de tacón. Este tipo de calzado reduce la estabilidad del cuerpo, lo que no es lo ideal cuando estás mucho tiempo de pie.

Además, piensa en llevar un calzado cómodo a diario, anticipándote a las necesidades de tus pies. Elige un calzado con una buena amortiguación, pero que no sea demasiado rígido. No olvides que va a soportar el peso de tu cuerpo, y absorber los impactos del talón con el suelo. (En el mercado también hay plantillas que son capaces de absorber la presión que produce el impacto del zapato contra el suelo)

Opta por un calzado que te aporte una buena sujeción. Efectivamente, cuando estás largo tiempo de pie no eres estable, y el pie se mueve dentro del zapato. Así que elige mejor un calzado con un contrafuerte o una correa en la zona del empeine para que esté bien sujeto.

Por último, pruébate los zapatos y elige los que te parezcan ligeros y que no alteren tu libertad de movimientos.

tacones

Utiliza los tacones sólo en ocasiones

¿Y en casa?

De vuelta a casa, ¿llegaste cansad@?. Un baño de pies con agua templada y un puñado de sal marina los relajará y fortalecerá tu piel evitando ampollas. Después de secarlos bien, tienes varias opciones:   cremas pies

  1. Aplícate una crema de pies relajante que active la circulación en los mismos.
  2. O bien una crema regeneradora para pies secos, si tienes tendencia a las durezas.
  3. Tu problema es que tus pies transpiran mucho, deberías aplicar una crema reguladora del sudor, que además de controlarlo evitará la proliferación de hongos y el mal olor en los mismos.
huellas

Cuando puedas aprovecha para caminar descalzo por la arena o el césped

 ¿Tienes durezas, ojos de gallo, o se te hinca alguna uña en la carne,…?

Entonces ponte en manos profesionales que te resuelvan el problema antes de que vaya a peor. Después simplemente tendrás que mantenerlos con estos pequeños consejos que te dejamos.

¡Y ya está!  Ahora ya tienes unas cuantas claves para sentirte bien y no sufrir por tus pies

Fuente consultada: Decathon

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s